“La lucha del profesorado chileno”: Entrevista a Eduardo González Navarro, Dirigente Nacional del Colegio de Profesores de Chile

Por Movimiento Dignidad Popular |

Este 11 de Junio, como Movimiento Dignidad Popular nos hicimos participes de la histórica jornada de movilización docente que apostó cerca de 30.000 profesoras y profesores en las puertas del Congreso Nacional.

Uno de los frentes en los que nos dedicamos a aportar a la movilización fue nuestra asistencia a la caminata de 12 kilómetros que desplazó una inmensa columna de profesoras y profesores desde Placilla a Valparaíso.

Allí, bajando por Santos Ossa, tuvimos la oportunidad de observar y registrar el infinito entusiasmo docente que enarbolaba banderas gremiales, chilenas y de los pueblos originarios mapuche y andinos, y marchaba incansablemente hacia adelante al son del cántico “Vamos profe/ en este chile actual/ que caiga el modelo neoliberal”. Así mismo, las notables muestras de apoyo y respeto que iba desplegando el pueblo porteño a medida que las columnas se adentraban en la ciudad, en particular, familias que copaban pasarelas y veredas con banderas chilenas, y jornaleros que hacían sonar sus herramientas en apoyo desde diferentes edificios en construcción, y de otros segmentos organizados de la clase trabajadora, como los trabajadores portuarios y los funcionarios públicos. Sin temor a exagerar, el cuadro era realmente emocionante.

Fue también en ese lugar donde nos encontramos con uno de los líderes de la huelga, Eduardo González Narravo, Protesorero del Directorio del Colegio de Profesores de Chile, vocero del Movimiento de Unidad Docente y autor del libro “¡Arriba Profes de Chile!. De la precarización neoliberal a la reorganización docente”, el cual nos concedió la entrevista que transcribimos a continuación.

Entrevistador: ¿Cual es el origen y los objetivos de esta huelga?

EG: “El origen de esta huelga se sitúa en lo que ha sido un proceso de negociación establecido entre el Colegio de Profesores de Chile y el Ministerio de Educación. Un proceso que inició en abril del año pasado y que se extendió por más de un año.

En vista que el Ministerio no acogió ninguna de las demandas que el profesorado le planteó, demandas que tienen que ver con demandas sectoriales, gremiales, ligadas a nuestro trabajo docente, y demandas que tienen que ver también con la necesidad de fortalecer y reconstruir la Educación Pública, es que se inicia esta paralización, básicamente con el propósito de exigir -por parte del Gobierno- de que entregue una respuesta concreta que permita ser reflexionada y evaluada por el profesorado”.

Entrevistador: ¿Qué posición tiene el Colegio de Profesores ante la eliminación de la obligatoriedad de ciertas asignaturas?

EG: “El 24 de Mayo se filtra por parte de El Mercurio que se estaba aprobando una reforma curricular que elimina el carácter obligatorio a la asignatura de Historia, de Artes y Educación Física.

En este momento en el Colegio de Profesores estábamos en una Asamblea Nacional y rápidamente se generó un debate que resolvió, por unanimidad, que el Colegio de Profesores está en contra de la reforma curricular que el Gobierno está impulsando.

Creemos que es una reforma curricular que claramente tiene una perspectiva neoliberal, en el sentido de ir configurando cultural e ideológicamente un sujeto muy reproductor, validador de una sociedad altamente desigual.

A contrapelo de aquello, los profesores defendemos la configuración de un currículum muy integral que permita desplegar y fortalecer las distintas capacidades que tenemos como seres humanos.

Y eso implica, por tanto, que el currículum tiene que tener necesariamente Historia, como un eje reflexivo, no solamente en una reflexión abstracta, sino que para poder comprender el presente y transformarlo. Tiene que tener Educación Física y tiene que tener Artes, que son elementos centrales de lo que nosotros entendemos como Educación Integral”, sentenció.

A nuestro parecer, es preciso reflexionar y divulgar desde las palabras de Eduardo González que la huelga del Colegio de Profesores de Chile excede a demandas únicamente económico-gremiales, debido a que la apuesta por la reconstrucción de la Educación Pública y del currículum está profundamente relacionada con la preocupación por el desarrollo y el futuro del pueblo de Chile.

Para cerrar, es necesario recalcar también que las heroicas jornadas desplegadas por el profesorado ante nosotros no se agotan en lo sectorial, ya que, siendo parte protagonista del hilo conductor común de todas las movilizaciones populares de nuestra historia reciente, nos demuestran que la lucha de clases y las luchas populares masivas han vuelto para quedarse, animando a nuevos segmentos de la clase trabajadora y del pueblo a organizarse en pos de la conquista de su dignidad, al son de un “ce hache i” que cada vez tiene que ver menos con la xenofobia o la armonía social y cada vez más con la liberación del pueblo chileno de las garras del neoliberalismo y la clase dominante que lo sostiene.