DECLARACIÓN PÚBLICA

Por Cesar Godoy |

Ante la denuncia efectuada por redes sociales respecto a la participación de un dirigente del Movimiento Dignidad Popular, candidato al cargo de Secretario Político del Centro de Estudiantes de Historia de la Universidad de Valparaíso, que lo vinculan con prácticas violentas de corte machista en contra de otra estudiante de la misma Universidad, nos vemos en la obligación política y ética de declarar:

 

  1. Nuestro firme rechazo a cualquier acción que pretenda naturalizar conductas machistas y todo aquello que caracteriza las “relaciones afectivas violentas” y nuestra voluntad de trabajar por fomentar el desarrollo de una cultura popular no machista, antipatriarcal y “contramodelo”, que se sustente en el principio de relaciones libres de violencia, tanto para las mujeres como para los hombres, dentro y fuera de nuestra organización.

 

  1. Nuestra preocupación por las personas involucradas, por el resguardo de su integridad y de su dignidad, lo que queda de manifiesto en la plena transparencia con que hemos querido abordar la situación denunciada y con la definición de procedimientos y premisas que además de brindar el apoyo y seguridad a la persona afectada, den garantías del sentido revolucionario, humanista y fanti patriarcal de nuestro Movimiento.

 

  1. Nuestra decisión de iniciar un proceso disciplinario en contra del compañero denunciado, el que ha asumido la responsabilidad que se le imputa. Esto, a pesar de las debilidades que todavía tenemos en la construcción de una política de género como un eje estratégico de nuestro proyecto político.

 

  1. Nuestra decisión de retirar la candidatura de nuestro compañero para dar una señal clara de la integridad de nuestra organización y de nuestro profundo respeto por los estudiantes y la comunidad Universitaria, de manera de salvaguardar la legitimidad y credibilidad del proceso, y resguardar a la compañera denunciante de la exposición pública, la “re-victimización” y el cuestionamiento mediático;

 

Finalmente, manifestamos nuestro interés por seguir profundizando en la discusión del eje feminista de nuestra política, entendiendo que nadie está ajena/o a las prácticas que se han denunciado, debido a que en nuestra sociedad el patriarcado es transversal a nuestras relaciones sociales en general, y al modo de construir y vivir las relaciones afectivas en particular.

 

Como organización, nos damos cuenta de las falencias que poseemos en términos de profundidad y asimilación de la lucha contra el patriarcado a la que debemos hacer frente de forma constante, y asumimos los errores cometidos de forma humilde y transparente, ratificando la urgencia que corresponde dar al interior de nuestra organización a las discusiones de género y en cada espacio social al cual pertenecemos.